Acceso Zona Privada



Buscar

Los Astilleros Españoles y la Energía Eólica Marina

(Publicado por Angel Fernández Alvarez – Ingeniero Naval – AINAVAL – 27/01/2012).
(Editado y publicado por la revista INFOMARINE en su Nº 194 de Febrero 2012: PDF revista INFOMARINE Febrero 2012).
(Editado y publicado por la revista EOLUS en su Nº 58 de Marzo-Abril 2012: PDF revista EOLUS Marzo-Abril 2012).

LOS ASTILLEROS ESPAÑOLES Y LA ENERGÍA EÓLICA MARINA

1. INTRODUCCIÓN

Las energías marinas serán el nicho de mercado del futuro de la ingeniería naval, si tenemos en cuenta que la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA) estima que el volumen de inversión en eólica marina rondará los 19.000 millones de Euros de media anual durante la presente década y hasta el año 2020 y si consideramos, también, que la propia Comisión Europea ha previsto un escenario energético que supone el crecimiento exponencial de la energía eólica marina hasta el año 2050.

La estrategia energética de la Comisión Europea muestra como las energías marinas se constituirán en uno de los pilares que soporten el consumo eléctrico y, por tanto, la elevada calidad de vida de los ciudadanos europeos en las próximas décadas. Por dicho motivo, en relación con los astilleros españoles y con la energía eólica marina, deseo proporcionar datos importantes y realizar algunas reflexiones. 

Dado el potencial económico de las energías marinas y dado el interés empresarial de nuestra industria de construcción naval por captar pedidos en ese nicho de mercado, éste sector podría proporcionar  carga de trabajo y crecimiento económico durante las próximas décadas, tanto para los astilleros como para la industria auxiliar asociada, impulsando el desarrollo vinculado al mar durante las próximas décadas, con una base sólida en los planes institucionales de la Comisión Europea.

 

2. EL POTENCIAL DE LA ENERGÍA EÓLICA MARINA

Debido a las previsiones al alza en el precio de los hidrocarburos en las próximas décadas y debido a que una gran parte de las reservas se encuentran en países con regímenes políticos inestables y poco predecibles (bien dictaduras bien democracias precarias), las energías marinas se están constituyendo como una alternativa viable para proporcionar la energía que requiere el progreso y la calidad de vida en Europa, permitiendo disminuir el actual riesgo geopolítico por la dependencia energética del exterior y permitiendo el uso de fuentes de energía renovables con mínimo impacto ecológico sobre  el medio ambiente.

Por ello, resulta muy interesante analizar los datos que revelan el enorme potencial de crecimiento económico y de suministro energético “seguro” que representan las energías marinas, en general, y la energía eólica marina, en particular. Con dicho objetivo,  a continuación, analizo los datos que proporciona la Asociación Europea de Energía Eólica (EWEA), dado que nos permiten conocer las previsiones de capacidad instalada, la producción de electricidad eólica y su porcentaje sobre la demanda del consumo eléctrico total de la Unión Europa:

 
Fuente: ‘Pure Power’ – EWEA, con base en el modelo de previsión de equilibrio energético PRIMES de la Comisión Europea.

Con los anteriores datos, podemos comprobar que EWEA prevé que un 17’4% de la energía eólica sea de origen marino en el año 2020. Los 40 GW eléctricos instalados para el año 2020, que ya están incluidos dentro de los planes energéticos de la Comisión Europea, supondrán una media de inversión anual de más de 19.000 millones de Euros anuales.

Si se alcanza la cifra de 40 GWe instalados en el año 2020, según mis propias estimaciones, la inversión total en la presente década rebasaría los 160.000 millones de Euros tan sólo para la instalación de unos 13.300 aerogeneradores de 3 MWe de potencia eléctrica (ó bien de unos 6.650 generadores de 6 MWe), obtenidos aplicando un coste de instalación de sólo 4 millones de Euros por MWe de origen marino.

Obviamente las subvenciones y ayudas estatales suponen una rebaja sustancial en los costes unitarios de cada instalación y, por ello, por ejemplo, Alemania mantiene una legislación de energías renovables que prima fuertemente las intalaciones de energía eólica offshore, cuando se realizan a más de 12 millas de la costa y cuando se posicionan en emplazamientos con más de 40 metros de profundidad. 

Y, adicionalmente, se requerirá la construcción de buques especializados (con un coste estimado actualmente en algo menos de 200 millones de Euros por barco para gestionar un campo de 400 MWe), cuando los promotores quieran reducir los costes de instalación y los costes de mantenimiento a medio y largo plazo. Por tanto, pueden necesitarse cerca de 100 barcos para realizar la instalación y soporte técnico de 40.000 MWe de energía eólica marina, lo que debería suponer un volumen adicional de inversión cercano a los 20.000 millones de Euros.

Si se impusiese una estrategia industrial por parte de las instituciones europeas, orientada geopolíticamente hacia la viabilidad empresarial en suelo Europeo frente a la competencia desleal de los países asiáticos, y dotando las condiciones legales para la sostenibilidad del tejido industrial a largo plazo para evitar una completa dependencia tecnológica e industrial de Asia, los buques, estructuras de fijación y plataformas flotantes de energías marinas deberían ser preferentemente construidos en astilleros europeos.

En la previsión de la tabla de datos de EWEA, aumenta exponencialmente el porcentaje de energía eólica marina instalada en Europa y se estima un 37’5% del total de aerogeneradores para el año 2030. Y resulta aún más interesante comprobar como las previsiones de EWEA (con base en los datos del modelo de equilibrio energético  PRIMES de la Comisión Europea), muestran que en el año 2050 se estima que un 62’6% de la energía eólica provenga del mar para cubrir, con el total de energía eólica, hasta un 50% de la demanda de consumo eléctrico de la población de la Unión Europea.

Puede que, finalmente, los datos reales no cubran ésas previsiones a largo plazo de EWEA pero, sin embargo, podemos constatar como las instituciones europeas están impulsando la energía eólica marina y muchos países del norte de Europa ya están construyendo decenas de parques marinos en licitaciones internacionales desde 400 MWe hasta 1200 MWe   en Alemania, Inglaterra, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Francia,… junto con las correspondientes instalaciones portuarias y los barcos de nueva construcción, que se precisan para llevar a cabo un proyecto energético tan ambicioso como el señalado arriba.

Por otra parte, si bien los cálculos anteriores indican una cifra de inversión bastante más alta para alcanzar 40 GWe de energía eólica offshore en el año 2020, es importante que el lector retenga en su mente estos otros datos que proporciona el Sr. Christian Kjaer,Director Gerente de EWEA:

  • “La Asociación Europea de Energía Eólica espera que se invertirán 194.000 millones de Euros en Europa en instalaciones eólicas onshore (Terrestres) y offshore (Marinas) en esta década, principalmente impulsadas por el fuerte marco regulatorio de la UE hasta 2020″.
     
  • ”Las inversiones anuales en energía eólica se doblarán [en esta década] desde los 13.000 millones de Euros en 2010 hasta los 27.000 millones de Euro en 2020.”

Observando los anteriores datos, muchos ciudadanos podrán deducir que las instituciones de España tendrán que moverse muy rápido para que las empresas y trabajadores españoles aprovechen y consigan un trozo del pastel en el reparto de las inversiones, en el desarrollo del tejido industrial, en la generación de nuevos puestos de trabajo y, en definitiva, en el enorme crecimiento económico vinculado a las energías marinas.

3. EL POTENCIAL PARA LOS ASTILLEROS ESPAÑOLES

Después de haber visitado y analizado sus instalaciones durante los últimos años, creo que puedo afirmar, con certidumbre y seguridad, que muchos astilleros españoles tienen los recursos humanos, las instalaciones industriales y la excelencia tecnológica como para abordar con relativa facilidad los proyectos de energías marinas, lo que podrían suponer un nuevo nicho de mercado con carácter “tractor” sobre la industria y sobre el empleo “locales”, en las regiones donde se desarrollen los proyectos.

Los astilleros españoles tienen la capacidad para diseñar y desarrollar la ingeniería y construir los proyectos de I+D+i, los proyectos de desarrollo industrial y, por supuesto, los proyectos comerciales de energías marinas durante los próximos años.

Con adecuadon soporte financiero e institucional, los astilleros españoles pueden realizar: tanto la construcción de las estructuras de fijación al suelo marino de las torres que alojan las consolas de los generadores eólicos marinos, como la construcción deplataformas móviles flotantes de pequeño porte en donde se instalen equipos de generación de electricidad con energías marinas.

En teoría, las autoridades deben facilitar e impulsar las energías marinas porque generan nuevas tecnologías, nuevos proyectos empresariales, nuevo tejido industrial y nuevos puestos de trabajo. Y, en particular, las instituciones locales y autonómicas pueden colaborar proactivamente, si actúan con sentido de Estado y tienen en cuenta las anteriores consideraciones, y si conocen la gran promoción de estas energías renovables que están realizando los países del norte de Europa: con instalaciones fijas o móviles de energías marinas que se prueban cerca de la costa pero, también, con muchos parques eólicos que se ubican a más de 12 millas náuticas y, por tanto, en zonas no-visibles desde la costa.

4. EL NUEVO MARCO APLICABLE A LAS AYUDAS ESTATALES A LA CONSTRUCCIÓN NAVAL 2012-2013

Por ello, finalmente, termino comentando que tenemos un nuevo Marco aplicable a las ayudas estatales a la construcción naval (2011/C 364/06), publicado el pasado 14 de diciembre de 2011 por la Comisión Europa,  que contempla ayudas a la innovación para la construcción, desde el 1 de enero de 2012 y hasta el 31 de diciembre de 2013, de “estructuras flotantes móviles” de generación de electricidad con energías renovables de origen marino. 

 

NOTA FINAL:

Este artículo sirve de complemento del anterior “Estrategia de I+D+i yCompetitividad en el Sector Naval“. También recomiendo la lectura del artículo periodístico ”Los astilleros españoles se suben al carro eólico marino“, escrito por S. Acosta en el periódico económico Cinco Días (26/01/2012).

Última actualización (Martes, 29 de Mayo de 2012 17:36)